Julia, 3 años

en

Hay algo que adoro de retratar niños y es ver como crecen a través de mi lente y como cada vez que los vuelvo a ver vuelven a representar el mismo desafío… que confíen en mi, armada y todo con mis cámaras.

Cada nuevo año que regresan, me vuelven a desafiar, a veces con sus miradas o sus no miradas, a veces con sus palabras. Entonces cada año vuelvo a tejer mi estrategia y vuelven a confiar a mi por un ratito.

Voy guardando cada retrato, incapaz de deshacerme de ellos, porque en cada foto queda un pedacito de mi, ahí flotando, casi invisible.

Les presento a Julia con quién este año jugamos a la caperucita roja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *