Andrea y Fede

Les voy a contar un secreto. Resulta que hasta donde podemos afirmar estamos en un diminuto planeta verde en una enorme galaxia que a su vez está en un espacio infinito. No somos nada comparados con toda esa inmensidad de espacio vacío y a la vez somos tanto. Nuestras vidas son estúpidamente cortas para distancias que se miden en millones de años luz… y aún así nuestro planeta explota de vida y de historias que no dejan de suceder bajo nuestra acogedora atmósfera. Somos tan chiquititos… peeeero he aquí el secreto que pocos conocen: el amor nos hace enormes. Si nuestra vida es tan idiotamente corta y si el amor nos hace enormes… entonces amemos, no importa por cuanto tiempo, no importa en que momento nos llegue, simplemente seamos enormes por el tiempo que podamos.

Ahhh de Andrea y Fede que les puedo contar… son dos seres enormes que se conocieron catando vinos y por eso se casaron en un viñedo y ese día la viña se hizo gigante, la gente tomó vino y bailó hasta que el sol se puso en el horizonte.

Y yo ese día me llené el corazón de cosas lindas y también me hice gigante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.